La diferencia entre un turista y un itinerante

Todos lo hemos visto: el hombre de las gafas de sol y la gorra, calcetines y sandalias mecedoras, riñonera al costado, con un mapa abierto en la mano. Mira a su alrededor, confundido, y revisa su guía de nuevo. Entonces, salvación: una mujer con una camiseta brillante puede ser vista por la calle, ondeando una bandera.

El alivio inunda la cara del hombre mientras se aleja en la dirección correcta. Se detiene para tomar una foto rápida de un café en la acera, y luego continúa su búsqueda.

Esa es la descripción de los viajeros se toman su tiempo y se alejan de los caminos trillados. No puedo ser el único que hace girar los ojos y suspira involuntariamente. Turistas.

Pero, espera. ¿Qué es un “turista”? ¿Qué hace que los “turistas” sean turistas? ¿Qué los hace diferentes de ti o de mí, un viajero orgulloso? ¿Son realmente las reservas de calzado y restaurantes?

La brecha entre turistas y viajeros parece crecer cada día, a medida que aumenta la brecha tecnológica y monetaria entre generaciones y culturas. Sin embargo, es inexacto decir que todas las generaciones mayores son turistas, y todos los milenios desorientados son viajeros justos. Entonces, ¿cuál es la principal diferencia entre los dos?

Primero, inspeccionemos algunos de los principales componentes del viaje, y las diferencias entre los dos grupos de viajeros.

ITINERARIOS:

Los turistas hacen un plan de su viaje, cada minuto de él esbozado. Saben hacia dónde se dirigen, y hay una lista de lugares de interés que revisar. Van directamente del punto A al B, luego terminan con E y F (perdón, D y X). Los viajes organizados obtienen puntos de reconocimiento por ser simples.

Los viajeros se dan cuenta de que el viaje vale más que el destino. Se desvían, toman giros equivocados (¡a veces a propósito!), cambian de opinión, van con la corriente, saltan por encima de las vallas, conducen contra el tráfico y no tienen ni idea de dónde van a terminar. La espontaneidad es abrazada, y los tours organizados son el diablo.

ACOMPAÑANTES:

Los turistas suelen encontrarse en masas, vistas en grupos turísticos, en autobuses reservados, siguiendo a patitos de goma sobre antenas de radio.

Los viajeros caminan solos, con un bastón desgastado en el que apoyarse y un diario con el que hablar. Aunque les encanta la flexibilidad y espontaneidad de los viajes en solitario, están dispuestos a intercambiar consejos con otros viajeros y a mezclarse con la gente local.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.