La vida después del divorcio

Se está produciendo últimamente un aumento de nuevos divorcios entre los matrimonios que entran en la década de los cincuenta. ¿Qué buscan? Quizás ya cansados de una relación de muchos años su vida actual les parece aburrida comparada con la que observan que viven los jóvenes actualmente. Pero ¿cómo es la vida después del divorcio?

Piensan que van a recuperar cuando menos el tipo de vida que recuerdan de su etapa de solteros, cuando todo era libertad, juergas en compañía de sus amistades y además sexo, eso sí, quien podía.

Pero en lugar de esto se encuentran con que además del tipo de vida también ellos han cambiado. No es lo mismo levantarse con una resaca con veinte o treinta años a hacerlo pasados los cincuenta, además el modo en que ellos estaban acostumbrados a buscar pareja ha evolucionado.

Hoy en día si no manejas el celular y las redes sociales no eres nadie y si entran en una discoteca la música ya no tiene nada que ver con lo que se escuchaba en su época, incluso la forma como mse comunican es distinta a como uno lo hacía en sus épocas de soltería.

Y lo peor de todo, en caso de tener éxito en su búsqueda de pareja y si logra llevarla a casa, quien les asegura que no se van a despertar los niños y convertir lo que se prometía como una noche de lujuria y desenfreno en la velada más endiabladamente horrorosa de su vida.

La nueva vida del divorciado

Ante todo esto se está produciendo una especie de división entre los neófitos del divorcio según su modo de actuar una vez se ha producido la separación.

Se pueden clasificar en tres tipos de flamantes separados:

a. En primer lugar nos encontramos con los que buscan de inmediato una nueva pareja y cuando la encuentran tardan menos en irse a vivir con ella que lo que lo que tardaron en divorciarse. Los hay que incluso si pueden,Nuevos divorciados intentan tener nuevos hijos con su flamante compañera.

b. La vida en solitario no está hecha para este tipo de separados, se dan cuenta tarde de que no están preparados para una vida monógama. Estos son los que normalmente se les llena la boca de sus habilidades sexuales cuando hablan con sus amigos, la triste realidad es que han practicado tan poco sexo que lo intentan disimular con sus fantasías.

Luego tenemos a los que se han adaptado a su nuevo rol y se desenvuelven bastante bien en esta época que no es la suya. Eso sí evita de cualquier modo comprometerse con una relación estable y procuran cambiar de pareja tanto como les es posible. Para ellos la palabra compromiso ha pasado a ser tabú.

Su problema es que para llevar esta vida se tienen que rodear de jóvenes a los que puede incluso doblar la edad y su cuerpo ya no está echo a este tipo de vida. Aguantan como pueden el ritmo que le imponen sus nuevas compañías hasta que el cuerpo dice basta de suplementos vitamínicos.

Muchas veces el divorciado confunde las relaciones maduras con relaciones estables, sin entender que la sociedad actual se mueve dentro de otra norma de compromiso que va más allá del deseo de comprometerse rápidamente.

La vida de un nuevo divorciado

Y por último nos encontramos al grupo de nuevos divorciados que observan, comprueban y prestan atención a todo lo que se les indica y se publica. Prueban todo tipo de redes sociales, páginas de compañía, citas online, amigas de sus conocidos y demás métodos por los que establecer una relación de compañía.

Después de mucho mirar y probar pretenden que les sea posible seleccionar una nueva pareja aplicando todos los métodos a su alcance, con la intención de no volver a caer en el mismo error.

Estos flamantes separados juegan a su favor con el arma de la experiencia, pero esta es un arma que normalmente se vuelve en su contra porque todas sus experiencias las intenta comparar con lo anterior y no hay dos parejas iguales.

Ante todo esto cabe preguntarse, ¿estaba mejor anteriormente? No pretendo que esa sea la conclusión que se extraiga, pero sí que antes de romper una relación de años te pares a pensar que dejas y que buscas al pasar a engrosar la lista de los nuevos divorciados.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.